Llevar Una Buena Rutina De Ejercicios

ANTES DEL EJERCICIO

Aplique tratamientos con frío o calor en las zonas que estará ejercitando. Si sus articulaciones están calientes, enrojecidas o hinchadas, emplee hielo antes de iniciar su rutina de ejercicios. Si sus articulaciones presentan dolor y rigidez, pero no están calientes o hinchadas emplee calor en las articulaciones afectadas antes de empezar el ejercicio. El calor relaja articulaciones y músculos y ayuda a aliviar el dolor. En algunas personas, el frío también reduce el dolor y la inflamacion. Existen varias maneras de Aplicacion tales como:

  • Tomar una ducha tibia (no demasiado caliente) antes de hacer ejercicio;
  • Aplicar una bolsa o compresa caliente o una lámpara de calor en el área adolorida e inflamada;
  • Sentarse en un baño de hidromasaje con agua tibia; y/o
  • Envolver una bolsa con hielo o vegetales congelados en una toalla y colocarla en la zona que presenta dolor.

Asegúrese de aplicar calor o frío correctamente. Los tratamientos con calor deber ser reconfortantes y cómodos, no demasiado calientes. Aplique calor durante unos 20 minutos y cada vez que utilice terapia de frío, hágalo de 10 a 15 minutos.

Calentamiento:

 

Ya sea que haga ejercicios de amplitud de movimiento, de resistencia o de fortalecimiento, es importante que dedique de 5 a 15 minutos en movimientos de calentamiento antes de hacer ejercicio. Esto reducirá la posibilidad de incurrir en una lesión, al ayudar a su cuerpo a prepararse para hacer los ejercicios.

Para empezar su rutina de calentamiento, camine despacio o realice una versión más lenta de los ejercicios que planea hacer y entonces estírese lentamente. Para alcanzar un estiramiento beneficioso de los músculos y tejidos ubicados alrededor de las articulaciones, mueva cada articulación hasta el límite del rango de movimiento de dicha articulación, aguante esta posición unos cinco segundos y descanse. El estiramiento NO debe causar dolor, simplemente haga cada movimiento hasta que sienta un ligero estiramiento y sosténgalo en ese punto. No se estire demasiado hasta el punto que duela. Cerciórese de estirar todos los músculos que formarán parte de su rutina de ejercicios.

 

Es Recomendable Usar vestimenta y calzado cómodos:

Su vestimenta debe ser holgada y cómoda de modo que facilite el movimiento. Llevar varias capas de ropa le ayudará a adaptarse a los cambios de temperatura y a los cambios en el nivel de cada actividad. Su calzado debe proporcionarle buen sostén y las suelas deben ser de material antideslizante y amortiguador de golpes. También podría ayudarle el uso de plantillas que amortigüen los golpes.

 

 

Beba suficientes líquidos

Es muy importante hidratarse antes de empezar su rutina de ejercicio y continuar el proceso de hidratación después de haberlos concluido. Asegúrese de beber la cantidad recomendada de ocho vasos con agua de ocho onzas cada uno durante el transcurso de un día. Es recomendable tener una botella con agua o una bebida deportiva a la mano, mientras hace ejercicio.

 

 

Se recomienda hacer Ejercicio sin ningun Apuro

Ejecute sus ejercicios a un ritmo cómodo y uniforme que le permita hablar con otra persona sin quedarse sin aliento. A este ritmo los músculos tendrán tiempo de relajarse entre cada repetición. Para ejercicios de amplitud de movimiento (elasticidad) y de flexibilidad, es mejor hacer cada ejercicio en forma lenta y completa en lugar de hacer muchas repeticiones a un ritmo veloz. Poco a poco, puede aumentar el número de repeticiones a medida que su condición física mejore.

Respire mientras hace los ejercicios

No contenga la respiración. Debe exhalar el aire de los pulmones mientras hace el ejercicio, y debe inhalar (tomar aire) mientras se relaja entre repeticiones. Contar en voz alta durante el ejercicio le ayudará a respirar profunda y regularmente.

Esté atento ante “signos de alerta”

Interrumpa el ejercicio si experimenta un dolor agudo o uno más intenso de lo normal. La presencia de dolor es una señal de que algo negativo podría estar sucediendo. De igual forma, suspenda el ejercicio de inmediato si siente opresión en el pecho o pérdida de aliento grave, está mareado, lánguido o con náuseas. Si aparecen estos síntomas, comuníquese enseguida con su médico.

Conozca las señales de su cuerpo

Es muy importante hidratarse antes de empezar su rutina de ejercicio y continuar el proceso de hidratación después de haberlos concluido. Asegúrese de beber la cantidad recomendada de ocho vasos con agua de ocho onzas cada uno durante el transcurso de un día. Es recomendable tener una botella con agua o una bebida deportiva a la mano, mientras hace ejercicio.

No haga los ejercicios demasiado rápido 

Iniciar un programa de ejercicio debe ser un proceso gradual que se extiende durante varias semanas o más tiempo. Puede presentarse un dolor muscular leve de 12 a 24 horas posteriores al ejercicio. Sin embargo, si tiene más dolor en las articulaciones que persiste después de dos horas de finalizar el ejercicio, quiere decir que probablemente se sobrepasó y debe disminuir un poco la cantidad de repeticiones o su intensidad para la próxima vez. A esto se le llama “la regla de dolor de las dos horas” y no significa que deba dejar el ejercicio, simplemente disminuya el ritmo. Recuerde que el no hacer ejercicio puede hacer que su artritis empeore. Si no obtiene buenos resultados, dialogue con su equipo de proveedores médicos.

Al terminar el ejercicio es recomendable hacer el enfriamiento

Es importante enfriar su cuerpo después de realizar ejercicios, debido a que así, puede reducir las posibilidades de lesionarse. Para este proceso, simplemente repita los mismos ejercicios que hizo durante la rutina de calentamiento.

Asegúrese de que el período de enfriamiento dure de 5 a 15 minutos, permitiendo que su frecuencia cardíaca y la respiración vuelvan a la normalidad. Concluir su rutina de ejercicios con ligeros estiramientos puede disminuir el dolor muscular.

Las claves para mantener su programa de ejercicio son:

  • Haga del ejercicio una costumbre cotidiana.
  • Tenga el hábito de hacer, al menos, alguna clase de ejercicio durante los días en que no se sienta motivado. Haga un esfuerzo por continuar su rutina, debido a que la interrupción de la misma puede disminuir los beneficios que se obtienen del ejercicio.
  • Escuche las señales de su cuerpo. Sepa cuándo disminuir o cambiar de ejercicio, según sea necesario.

Elabora Un Plan QuebTe Ayude A Cumplir Tus Metas Deseadas

Elabore planes con metas a corto plazo que le ayuden con el cumplimiento de las opciones escogidas. Estos planes identifican acciones específicas y realistas que podrá cumplir a corto plazo. Dichas actividades deberán ser de su agrado y sentir que sí las puede llevar a cabo y que además contribuyan a la realización de su meta a largo plazo. Haga un contrato de ejercicio consigo mismo (observe el ejemplo siguiente). Su equipo de proveedores médicos puede asesorarle en la elaboración de este contrato. Una vez hecho, coloque su contrato en un lugar donde pueda verlo todos los días.

-Revise los resultados de sus planes a corto plazo al final de cada semana.

-Modifique sus planes si algo no está funcionando. 

Es normal sentir un poco de dolor cuando se inicia un programa de ejercicio. Recuerde siempre practicar el calentamiento antes de empezar su rutina y el enfriamiento al terminarla, ya que le ayudará a relajar sus músculos y a reducir el dolor. 

-En los días que tenga más dolor en sus articulaciones,  y se sienten más hinchadas, reduzca el número de repeticiones o de ejercicios que haga. También puede cambiar el tipo de ejercicio o las partes del cuerpo que esté ejercitando. Si nota un gran cambio en lo que puede hacer, consulte a su médico o terapeuta.

Realice ejercicios que le gusten. Pregúntele a su terapeuta sobre nuevos ejercicios que puedan añadir variedad a su programa. Escuche su música favorita mientras efectúa los ejercicios. Ejecute su rutina en compañía de amigos o familiares. Métase a una clase grupal. Si practica ciclismo o camina, hágalo en un parque o en un área que le agrade.

-Establezca un horario para realizar sus ejercicios. La ejecución de varias rutinas cortas, es igualmente beneficioso, que una rutina larga. Establecer un momento o varios, durante el día, para hacer ejercicios, no debe convertirse en una carga. Piense en su horario de ejercicio como un momento especial para dedicarse a usted.

-Si normalmente hace ejercicio en grupo y no puede llegar a su clase, realice los ejercicios en casa. Si nada o camina, tenga un plan de contingencia para practicar el ejercicio en lugares cerrados. Por ejemplo, camine dentro de un centro comercial si el tiempo afuera no es propicio para una caminata.

-Si tiene problemas para conservar su programa de ejercicio, analice los aspectos que podrían afectar su actitud. Pregúntese a sí mismo, ¿Porque deseaba iniciar un programa de ejercicio?, ¿Son estas razones todavía válidas? Mantenga un registro de lo que hace al final de cada día y marque los ejercicios que hizo.

-El ejercicio probablemente tiene mucho que ver con que sus articulaciones ya no le molesten. En vez de parar su rutina de ejercicios, intente hacer ejercicios o actividades que brinden variedad a su programa.

EJEMPLOS DE EJERCICIOS DE AMPLITUD DE MOVIMIENTO

Verifique con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicio. La Arthritis Foundation no es responsable por ninguna lesión que sufra mientras realice estos ejercicios.

 

 

 

 

 

 

 

Cómo hacer una limpieza de colon en casa

CUIDA TU CUERPO

La limpieza de colon es la forma más efectiva de mantener en buen estado todo nuestro sistema digestivo. Aunque hay muchas terapias que ayudan a cuidar el estado de este órgano, hay muchos remedios naturales que ayudan a nuestro organismo en general.

 

Link promocion

Primero deberas saber algunas cosas importantes sobre el COLON.

 ¿Qué es el colon?

El colon es una parte del intestino situada al final del mismo. Es por esta parte por la que pasa el deshecho alimenticio hasta convertirse en heces. También absorbe agua y sal (sodio), manteniendo en equilibrio los electrolitos de nuestro cuerpo. Por tanto, cumple un papel indispensable a la hora de regular nuestro intestino.

El colon necesita estar limpio para no convertirse en un cultivo de enfermedades, que se producen normalmente por unos hábitos de vida poco saludables.

Cuando el órgano no está limpio se aletarga, comprometiendo sus funciones. Esto puede provocar ciertas enfermedades, así como un malestar general.

Problemas más frecuentes del colon

Las buenas limpiezas de colon suelen hacerse cuando nuestro sistema digestivo no se encuentra en perfectas condiciones. La causa más común suele ser el Sindrome de el colon Irritado que produce los siguientes síntomas:

  • Diarrea
  • Flatulencias
  • Dolor abdominal
  • Estreñimiento
  • Hinchazón
  • Intolerancia a ciertos alimentos
  • Debido a la alimentación actual, cada vez son más comunes los problemas en el colon, ya que la comida que ingerimos pasa precisamente por esta zona. Muchas comidas actuales obligan a este órgano a trabajar de más, lo que hace que poco a poco se vaya debilitando.

 

 

Esta debilitación del colon no solo produce síntomas en el intestino, ya que puede causar problemas musculares y hasta dolor muscular. También causa problemas de vista, pérdidas de memoria y estrés. En casos graves puede hasta afectar hasta a los riñones o al hígado, sobre todo si se trata de un caso crónico.

¿Por qué hacer una limpieza de colon natural?

La limpieza de colon ayuda a prevenir ciertas enfermedades, sobre todo del intestino. En general, un colon poco limpio puede derivar en ciertos tipos de cáncer o en la aparición de pólipos, así como aumenta la cantidad de toxinas en el intestino, lo que afecta al sistema inmune.

Este tipo de limpiezas ayudan a eliminar toxinas, materia fecal y todo tipo de contaminantes que pueden haberse acumulado en el colon sin que lo sepamos. El colon suele vaciarse con cada evacuación, pero muchas veces esto no es suficiente y el órgano necesita que le demos una ayuda extra. Esto suele ocurrir sobre todo si se padece de estreñimiento.

Por tanto, podemos decir que una limpieza para el colon en general nos ayuda a evacuar más a menudo, pero siendo conscientes.

Este tipo de limpiezas, que se recomienda realizar unas dos veces al año, aporta los siguientes beneficios:

  • Sensación de menos pesadez
  • Aporte extra de energía
  • Ayuda a que el intestino absorba más nutrientes y elimine más toxinas
  • Nos hace sentir más livianos

Por esa razón, aunque podamos pensar que es un poco desagradable realizar este tipo de limpiezas, sobre todo por el hecho de que nos hacen ir más al baño, es muy importante que las tengamos en cuenta. ¡Notarás cómo tu cuerpo te lo agradece!

 

Fibra

En concreto es una fibra soluble llamada Psyllium. Se suele utilizar para mejorar el rendimiento del intestino y hacer que no tenga que esforzarse de más. No hay que exceder su consumo, por lo que se recomienda tomarla una vez al día.

Limón

El limón ayuda a desintoxicar todo el cuerpo en general, gracias a todas las propiedades que posee. El limón ayuda además a adelgazar la mucosa que se acumula dentro del intestino.

Sólo tienes que exprimir un limón y mezclarlo con agua para crear un remedio muy efectivo para limpiar el colon. Bebe la mezcla antes de irte a dormir.

Manzana

Es considerada como uno de los mejores limpiadores de colon naturales que puedes encontrar. Por eso, una de las limpiezas naturales del colon más utilizadas suelen incluir la manzana.

Puedes probar a tomar un zumo de manzanas por la mañana junto a un zumo de limón, ambos en ayunas. Esto hará que las pectinas presentes en la manzana activen los movimientos intestinales, favoreciendo la eliminación de las toxinas. ¡Incluso puedes llegar a romper las toxinas presentes en el organismo!

También puedes seguir la siguiente dieta que, junto a las manzanas, te ayudará a limpiar el colon:

  • Come manzanas crudas, todas las que quieras
  • Consume aceite de oliva al levantarte y antes de acostarte
  • Bebe 3 litros de agua
  • No comas otro tipo de alimentos mientras sigas la dieta
  • Una vez termines el proceso, vuelve a tu ritmo normal poco a poco con comidas livianas

Esta dieta es muy extricta, por lo que no debes seguirla más de 48 horas seguidas o los efectos podrían ser contraproducentes. Es un tratamiento muy fuerte que puedes seguir dos o tres veces al año como mucho. Es conveniente que consultes a un médico antes de empezar una dieta así.

La sal

Aunque es muy buena para limpiar el intestino, no es conveniente usar esta técnica si sufres problemas renales o hipertensión arterial.

Para realizar una limpieza de colon con sal adecuadamente debes de tener en cuenta lo siguiente:

  • La limpieza durará todo un día, por lo que no es conveniente que salgas de casa
  • Hierve un vaso de agua y añade una cucharada de sal marina nada más te levantes
  • Deja que enfríe la mezcla y bébela lentamente
  • Una vez termines de beber, recuéstate y masajea suavemente tu estómago
  • Espera hasta que tengas ganas de ir al baño, teniendo en cuenta que el proceso se repetirá durante todo el día
  • Consume platos livianos (sopas, zumos, etc), evitando los fritos, la carne en general, el azúcar y todo tipo de harinas
  • Vuelve a repetir el proceso al mediodía y por la tarde
  • Ten en cuenta que tendrás ganas de ir al baño durante varios días, por lo que es mejor que realices el tratamiento durante un fin de semana.

     

      Otros remedios caseros para hacer una limpieza de colon pueden ser:

       Infusiones:

      Prueba a hacerte una infusión con zumo de limón y agua. A la mezcla tienes que añadirle dos cucharadas de jarabe de arce y una pizca de                  jengibre. Esta infusión ayuda a desinflamar el colon y mantenerlo limpio.

Debes de tomar este remedio unas seis veces al día durante una semana. Recuerda que no es un sustitutivo alimenticio, y que debes de mantener una dieta equilibrada durante todo el proceso.

Aloe, pepino y manzana

Un zumo perfecto para desintoxicar el colon, ya que contiene ingredientes muy depurativos. Es tan efectivo que a simple vista hace que parezcamos menos hinchados. Para realizarlo sólo tienes que conseguir lo siguiente:

  • 1 rodaja de piña
  • Medio pepino (con su piel)
  • 1 manzana
  • Media hoja de aloe vera

Trocea los ingredientes y lícualos juntos hasta crear un zumo que puedes mezclar con agua para que sea menos espeso. Tómalo en ayunas por la mañana y por la tarde durante siete días.

Zumo de jengibre

Una receta muy sencilla y efectiva para limpiar el colon. Este zumo ayuda de forma muy suave a mejorar la digestión y desinflamar el sistema digestivo. También reduce las náuseas, la acidez, el reflujo y otros problemas relacionados con la digestión.

Lo único que tienes que hacer es pelar la raíz de jengibre y lavarla para después licuarlo con un vaso de agua. Recuerda colar la mezcla antes de beberla y tomarla en ayunas.

El zumo rojo de limpiar

Una forma muy fresca y desinflamar el colon, ya que sus ingredientes contienen muchas propiedades diuréticas y antioxidantes.

Sólo necesitas lo siguiente para realizarlo:

  • 6 fresas
  • 1 rodaja de piña
  • 1 cucharada de perejil

Licua juntos los ingredientes y bebe la mezcla en ayunas antes de desayunar durante siete días seguidos.

Consejos para mantener limpio el colon

Una limpieza de colon no será necesaria si cuidas ciertos aspectos que ayudarán a mantener este órgano saludable:

La alimentación

Para que el colon esté limpio es necesario que tengas una alimentación adecuada, sobre todo muy rica en fibra. La fibra ayuda mucho al rendimiento del intestino, manteniendo nuestro colon limpio. Por esa razón se recomienda tomar muchas manzanas, zanahorias y cítricos.

Normalmente es mejor que comas estos alimentos crudos aunque, si lo quieres cocinar, tienes que asegurarte de que no se haga demasiado para que no pierda sus nutrientes.

Si no sabes qué frutas contienen más fibra, sigue el siguiente consejo: las frutas con cáscara suelen tener un mayor contenido en fibra.

También es conveniente que evites alimentos con sustancias nocivas, llenos de aditivos y conservantes que suelen acumularse en el organismo, sobre todo en el intestino, el hígado y los riñones. Por esa razón, es imprescindible que cuides mucho más tu alimentación mientras realizas una limpieza de colon, evitando las proteínas, los lácteos y alimentos irritantes.

Ten cuidado tras la limpieza

Una vez hagas la limpieza del colon tienes que tener en cuenta que debes de equilibrar las bacterias presentes en el órgano. Como ayuda, puedes tomar yogur natural o ciertos suplementos especializados para esto.

También es conveniente que tomes mucha col, ya que contiene glutamina. La glutamina ayuda a regenerar las células de nuestro sistema digestivo.

 

Rutina para llevar una vida más saludable

Estar saludable es un estilo de vida al alcance de cualquiera. Sólo se necesitan ganas y conciencia de que nuestra salud es el bien más preciado que tenemos y, que sentirse bien y a gusto con nosotros mismos, mejora notablemente nuestra calidad de vida y felicidad. Por eso, a continuación nuestras sencillas y simples recomendaciones para que retomes un estilo de vida saludable otra vez.

Desayuna siempre. El desayuno es la comida más importante del día, así que asegúrate de que nunca te falte y que esté cargado de muchos nutrientes y proteínas que te den la energía necesaria para comenzar la mañana.

Duerme lo suficiente. El descanso no puede faltar. Mientras dormimos no sólo recargamos energías sino que nuestro cuerpo se renueva y regenera, así que a dormir juiciosos entre 7 y 8 horas al día.

Camina una hora a diario. La actividad física es fundamental. Nuestro cuerpo necesita moverse para estar saludable. Así que revisa tu rutina para ver donde puedes comenzar a introducir caminatas de una hora o más. Yo he optado caminar de ida y vuelta al trabajo todos los días, y a resultado fabuloso.

Controla tu peso. Esto no quiere decir que te vuelvas esclavo de la balanza, ni mucho menos. Sin embargo, llevar un control mensual de cuánto estamos pensando nos ayuda a estar conscientes de nuestro estado y a tomar correctivos a tiempo en caso de que nuestro peso esté subiendo demasiado.

Disminuye o elimina el azúcar refinada. Muchos expertos han denominado a el azúcar refinada como el asesino silencioso del siglo. Por eso, nuestra recomendación es reducir su consumo al máximo posible tratando de evitar postres, helados y alimentos procesados que la contengan, con demasiada frecuencia. Revisa muy bien la etiqueta de lo que comes. Hay azúcar oculta en todas partes.

Medita. Nuestro bienestar mental es parte primordial de una vida plena y saludable. Meditar nos ayuda apaciguar los pensamientos, a calmar la ansiedad, a poner en perspectiva los problemas, a ver las cosas con mayor claridad. Sin duda todo eso redunda en un sentimiento de paz y bienestar general.

Cultiva una actitud positiva. La mente es el órgano más poderoso de nuestro cuerpo. Ella lo hace todo posible. Por eso, cultivar una actitud positiva ante la vida es una excelente manera para sentirse saludable y feliz.  ¡te aseguro que vale toda la pena!